martes, 22 de agosto de 2017

Adriano Ribeiro: La profunda depresión


Adriano Ribeiro, nacido el 17 de febrero de 1982 en Brasil, ha sido catalogado como uno de los delanteros más importantes que ha existido en la historia del futbol, siendo apodado “El Emperador” por su liderazgo, destacándose por su increíble habilidad con el balón y potencia física. En sus comienzos fue lateral izquierdo, pero a medida que sus cualidades fueron evolucionando el entrenador decidió reubicarlo en el puesto delantero centro.

En 1999 ganó el Mundial sub 17, y su debut con el Flamengo fue en el 2000 ganando el sudamericano sub 20. En 2001 fichó con el Inter de Milán por 7 millones de euros. Su futuro futbolístico era brillante y en cada campo que jugaba era el jugador más destacado. Según la prensa de Italia era el nuevo Ronaldo.

En la Copa América de 2004 y Confederaciones 2005 fue pichichi y MVP de ambos. Durante la Liga de Campeones 04/05 Albeda asegura “Nos fue imposible pararle. Era un jugador grande, fuerte, potente, técnico y veloz. Tristemente esto duraría poco tiempo, y su carrera en el futbol se vería afectada enormemente por acontecimientos posteriores.

Entró en una profunda depresión tras recibir una llamada telefónica anunciando la muerte de su padre, y tras varias recaídas depresivas con José Mourinho, tomó la decisión de regresar a Brasil y abandonar el club italiano. En el Flamengo tuvo momentos de gloria ganando el Brasileirao con 19 goles anotados en 2009. Su legado fueron 34 goles durante 48 partidos. En su regreso a Europa fue cuando tuvo la máxima de las recaídas siendo jugador de la Roma. Adriano Ribeiro estuvo cerca de llegar al fútbol mexicano, en un verano de fichajes.

Llevo a cabo 19 partidos con 3 goles, contra Corinthians y Atlético Paranaense. El equipo decidió darlo de baja prematuramente debido a que este tenía acciones con el club de futbol. Posteriormente su depresión, la adicción al alcohol, y las compañías con mafias fueron el final de toda su carrera en el mundo del futbol. Los Rayados de Monterrey trataron de convencerle y traerlo al balompié mexicano.

En el 2014 tuvo una acusación por parte de la Fiscalía de Río de Janeiro, siendo acusado de comprar en el 2007 una moto de a un jefe de una de las mafias de Río y dar en préstamo dicha moto para trasladar drogas y armas, durante al menos dos años (se cree que hasta 2009), estos actos son penados con 15 y 10 años de prisión respectivamente. Según el portal web, sancadilla.tv, ley lo declaró inocente por falta de pruebas que indicaran lo contrario.